Alianza UNICEF – Farmacity

Esta sección comprende información estadística sobre la situación de la educación, niñez y adolescencia en Argentina.

Los datos reflejados en ella le permitirán conocer las brechas existentes entre los derechos de la infancia y la realidad. También, las situaciones que requieren ser modificadas con la colaboración de todos.

SITUACIÓN DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES EN ARGENTINA

La educación inicial: avances e inequidades en el acceso y la calidad de las escuelas
En las últimas décadas se ha manifestado una enorme expansión de la educación inicial en la Argentina. Los porcentajes de niños y niñas de 3, 4 y 5 años que asisten a la escuela son 53,7%, 81,5% y 96,3%, respectivamente. A su vez, la brecha en la escolarización de la población de 3 y 4 años de familias de altos y bajos ingresos se redujo considerablemente a partir de la expansión de la oferta estatal. Sin embargo, todavía persisten inequidades en el acceso: la asistencia escolar a los 3 y 4 años en las familias que se ubican en el quintil más alto de ingresos supera entre 15 y 20 puntos porcentuales a las del quintil más bajo. También hay diferencias importantes a nivel de acceso entre las provincias: seis provincias tienen menos de un tercio de los niños y niñas matriculados en la sala de 3 años. En el caso de la sala de 4, cuatro provincias no superan el 60% de niños y niñas matriculadas mientras que en otras supera el 80%.

Es importante señalar que el nivel inicial presenta también desafíos en términos de las condiciones que presentan las escuelas y la calidad de los procesos de enseñanza. Un estudio reciente realizado en alianza con la OEI indica que, en muchas escuelas, el juego no tiene un rol central ni es variado en las propuestas, siendo que promueve el desarrollo de habilidades fundamentales en este nivel. Asimismo, se verifica poca lectura en voz alta en las clases, actividad clave para dinamizar intercambios y ampliar el vocabulario y lenguaje de los más chicos. Es necesario establecer estándares que permitan regular esta dimensión y generar políticas para mejorarla progresivamente, proveer de infraestructura e insumos adecuados a las escuelas, y promover la actualización de las propuestas de enseñanza.

La educación primaria: único nivel con cobertura casi universal, pero con brechas importantes en los Aprendizajes
En nuestro país, la escuela primaria ha tenido un desarrollo masivo: el 99% de las niñas y los niños de 6 a 12 años asisten a este nivel. Sin embargo, aproximadamente 32.000 niños y niñas, que provienen de los quintiles de ingreso más bajos y de zonas rurales aisladas o urbanas marginales, no se encuentran aún en la escuela primaria. Muchos de ellos se encuentran en un contexto de alta vulneración social, en algunos casos deben acompañar a sus familias en el trabajo rural o en las zonas urbanas marginales.

La repitencia disminuyó a lo largo de los años en este nivel, y esto impacta positivamente en las trayectorias escolares futuras de los alumnos. Actualmente, el porcentaje de repitencia en las escuelas primarias del país representa un 2%, aunque existen provincias con porcentajes superiores al 5% en algunos años del nivel. Los resultados de aprendizaje se mantienen relativamente estables en los últimos años e indican que aún persisten desafíos importantes en el nivel: el 35,6% de las y los alumnos del sexto año presentó un nivel de rendimiento bajo en Matemática y un 28,8%, en Lengua, dentro de los operativos de evaluación que implementó el Ministerio de Educación Nacional en 2013.

La educación secundaria: un modelo educativo que necesita ser transformado
Este año se cumplen 10 años desde que la Ley de Educación Nacional 26.206 estableció la obligatoriedad de la escuela secundaria completa. En este marco, se produjeron avances importantes vinculados a la cobertura: la tasa de escolarización de adolescentes de entre 13 y 17 años creció de 86% en 2006 a 92,5% en 2013.

Sin embargo, en el nivel secundario se agudizan significativamente las situaciones de repitencia y abandono, por ejemplo: el 11% de los estudiantes repite en el ciclo básico y el 13% abandona el ciclo orientado; sumado a esto, el 21% de los estudiantes abandona el último año de la escuela. El abandono escolar muchas veces se encuentra asociado a una situación de repitencia previa.

Por otro lado, en las evaluaciones internacionales PISA 2012, Argentina se desempeñó entre los ocho países con resultados más bajos. El 33% de los estudiantes de 15 años que fueron evaluados no alcanzó el nivel mínimo de habilidades y conocimientos esperados en matemática. Este valor alcanza el 46% en el caso de Lengua y el 49% en Ciencias. Los resultados de los operativos nacionales de evaluación de los aprendizajes reflejan resultados similares.

Estos indicadores son el resultado de diversas dificultades que presenta el nivel para garantizar el derecho a la educación de todos los adolescentes: una propuesta de enseñanza predominantemente tradicional, poco vinculada a las demandas del mundo actual y al mundo adolescente; una fragmentación de materias que dificulta las posibilidades de los estudiantes de construir aprendizajes más integrales y profundos, de organizar sus estudios y de contar con más tiempo para construir vínculos con cada uno de sus profesores, así como también prácticas de evaluación que no siempre ofrecen oportunidades alternativas de aprendizaje para quienes presentan más dificultades. La repitencia, tal como muestran las investigaciones, impacta negativamente en las trayectorias de los adolescentes, sin generar mejores resultados de aprendizaje. La escuela secundaria también presenta dificultades para incluir a adolescentes que, dada su situación laboral y/o de maternidad o paternidad, no pueden cumplimentar el régimen de estudios.

Brechas educativas:
Uno de los focos más importantes de la cooperación de UNICEF es la reducción de las inequidades existentes en el sistema educativo.

» Brechas socioeconómicas:

Los sectores de la población más desfavorecidos tienen menos posibilidades de acceder al nivel inicial; los alumnos de los contextos más pobres atraviesan contextos y/o propuestas de enseñanza de menor impacto y obtienen resultados de aprendizaje más bajos; la repitencia y el abandono escolar son situaciones que ocurren predominantemente en los alumnos con menores recursos.

» Brechas entre contextos urbanos y rurales:

Mientras el 72% de las y los niños de 4 años y el 43% de 3 años asisten al nivel inicial en contextos urbanos, esos porcentajes representan el 53% y el 20% respectivamente en los contextos rurales. En el caso de la secundaria, un 83% de adolescentes urbanos de 15 a 17 años asiste a la escuela, mientras que un 66% de contextos rurales lo hace. Gran parte de estas brechas se deben a la inexistencia de ofertas educativas en el ámbito rural. Cabe también señalar que un 18% de la población indígena reside en comunidades rurales y también atraviesa situaciones de vulnerabilidad educativa y de inexistencia de oferta.

» Brechas interprovinciales:

Existen diferencias entre provincias especialmente pronunciadas en la cobertura del último ciclo del nivel secundario. Mientras algunas provincias tienen una cobertura de alrededor del 90%, hay otras donde el porcentaje oscila entre el 65% o el 75%.

» Brechas de género:

Los datos del Operativo Nacional de Evaluación de los aprendizajes de 2013 confirman la persistencia de diferencias en los resultados del último año de la secundaria: las mujeres obtienen más altos desempeños en lectura, mientras que los varones se destacan en Matemática, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales; también existen brechas de acceso, por ejemplo: mientras un 16% de las adolescentes de 15 a 17 años no asiste a la escuela, en el caso de los varones, este porcentaje asciende al 21%.

Carrefour Carrefour
Vos también podés colaborar
UNICEF carrefour
Acerca de UNICEF - Todos los derechos reservados - UNICEF